Nuestro fotógrafo Alexis ha capturado un momento idílico, mientras Diego observa la transmisión del conocimiento de una generación a otra. Benedicta inicia pacientemente y meticulosamente a su nieta Itziar en la habilidad de alinear perfectamente las puntadas de la costura que atan el tejido a la suela de la cuerda, así como la técnica de la pieza tejida que caracteriza e identifica la clásica espadilla española hecha a mano, destacándose así de las imitaciones. Es bueno saber que la tradición sigue siendo transmitida, ya que el arte de la alpargata tradicional está en peligro de desaparecer por completo en nuestra moderna economía globalizada.